Escola Ignasi Iglesias

  • Ubicación Barcelona
  • > Cliente Público
  • Año 2016
  • Estado Construido
  • Categoría Arquitectura
  • Escala Neighbourhood
  • Equipo OUA Group

“La mejora de los espacios de uso común permite que la enseñanza pueda ir más allá de las aulas”

Nacida en 1930 en una masía histórica del barrio de Sant Andreu en honor al poeta y dramaturgo Ignasi Iglesias, los orígenes de esta escuela resuenan en los detalles de este proyecto de ampliación y reforma de arquitectura urbana.

Como director teatral, Iglesias consiguió poner en escena las vivencias de la gente: las alegrías y las tristezas, lo que pasaba en la calle y lo que pasaba de puertas adentro, en casa o en el trabajo. Este interés por representar, conectar y dar agencia a los espacios interiores y exteriores, entre la intimidad y la vida en sociedad, también se hizo patente en su obstinada y visionaria defensa de un modelo de escuelas al aire libre. Todo esto conecta con la propuesta de diseño, el trabajo de gestión de patrimonio y la voluntad de innovación que caracteriza este proyecto.

Galardonada con una Medalla de Honor de Barcelona en 2007 y abanderada de varios cambios educativos, la escuela inició esta última ampliación y reforma en 2018 de la mano de OUA, que ganó el concurso público para el proyecto de ampliación, adecuación y mejora de sus instalaciones. El objetivo de la intervención, basada en un estudio creativo y analítico, era adaptar la escuela a las necesidades de los proyectos pedagógicos actuales y convertirla en un verdadero hub para el barrio. Nos lo explica Laura Coladas, una de las arquitectas involucradas en el proyecto.

¿Cómo se puede hacer una propuesta innovadora para un proyecto con un marco histórico tan marcado?
A diferencia de la respuesta que se había dado hasta entonces (de vertiente estrictamente práctica y funcional, y que consistía en añadir sucesivos volúmenes aislados según las necesidades de cada momento), el proyecto partió de un objetivo claro de mejora de los espacios y de la masía existente. Por eso, tuvo en cuenta en todo momento su integración y gestión urbanística dentro de un amplio recinto histórico de la ciudad, que combina proyectos residenciales y corporativos, empresas, oficinas, hoteles y naves industriales, entre otros. Los nuevos volúmenes se organizaron para dar continuidad a las calles Palomar y Cinca en cuanto al urbanismo, y para presentar una fachada de acceso cuyo vanguardismo contrasta y aísla conscientemente la masía catalana original. Esta decisión es clave porque enfatiza su carácter histórico mejorando su entorno inmediato.

¿Cuál es la característica más destacable del proyecto?
La ampliación y mejora de los espacios de uso común permite que la enseñanza pueda ir más allá de las aulas, transformando el edificio, adecuándolo a las nuevas necesidades de los proyectos pedagógicos y haciendo un guiño a los orígenes de la escuela. Sumándose a estos espacios de uso común, también se han incorporado zonas de transición entre el interior y el exterior en cada una de las plantas. Estos espacios no solo sirven para mejorar la eficiencia y el confort de los espacios interiores, sino que también abren la puerta a la posibilidad de ser utilizados como parte del edificio, facilitando las clases al aire libre y estableciendo vínculos con el entorno más próximo a la escuela.

¿Qué impacto tiene esta característica de apertura al entorno?
Además del servicio público y social propio de una escuela, cabe destacar que la nueva configuración del edificio permite que los espacios lúdicos de uso común puedan ser utilizados por la gente del barrio fuera del horario escolar. Así, el proyecto se dirige a toda la comunidad educativa, pero también es permeable al entorno vecinal, a las interacciones que se generan en estos espacios y a las posibilidades de uso más allá del académico.

¿Qué ha propiciado la elección de materiales y la formación de los nuevos volúmenes?
El proyecto partió de unas construcciones preexistentes concretas como eran la masía y el edificio de aulario, así como la presencia de la Casa Bloc justo enfrente. Estas características hicieron que nos decantáramos por nuevas volumetrías sencillas y materiales neutros de fácil lectura, poniendo el énfasis en la distribución de los volúmenes dentro de la parcela y en los espacios de relación generados entre ellos.

En el exterior, se aprovechó el mismo cierre metálico del recinto para conectar los elementos nuevos con los existentes y transmitir la unidad del conjunto, pero siempre respetando los valores individuales de cada uno de los elementos y, en especial, de la masía.

¿Qué elementos hacen que el proyecto sea sostenible?
Los aspectos que se han tenido en cuenta han sido múltiples: una mejora sustancial del aislamiento térmico de la envolvente; la incorporación de sistemas de ingeniería de captación solar para la generación de electricidad; la introducción de elementos de protección solar graduables que permiten tanto el calentamiento interior durante el invierno como la protección durante los meses de más calor; una renovación completa del sistema de calefacción mediante la aerotermia y radiadores de baja temperatura; la facilitación de la ventilación cruzada de los espacios; la automatización de la renovación del aire de las aulas mediante ventilación mecánica con recuperación de calor… Todo esto no solo hace que el edificio sea más sostenible, sino que también permite mejorar considerablemente el confort de sus usuarios.

¿Cuál ha sido la metodología del proceso de trabajo y qué impacto ha tenido?
Tanto durante la redacción del proyecto como durante la fase de obra se mantuvo una interacción continúa con el Consorcio de Educación y con el director y los profesores de la escuela, piezas clave a la hora de concebir, desde un enfoque multidisciplinario, los espacios y el funcionamiento de todo el edificio.

¿Qué reflexión plantea el proyecto?
Poder observar cómo se usan los espacios ahora que la escuela está en funcionamiento nos muestra el peso que tiene la interacción con el entorno en la formación de los más pequeños, y cómo un buen planteamiento de los espacios es fundamental para facilitar y fomentar esta relación.

¿Qué aportación hace la nueva escuela, tanto al proyecto educativo como al entorno donde se ubica?
La nueva Escola Ignasi Iglesias no solo da respuesta a una necesidad educativa con gran éxito, sino que realza un amplio recinto histórico poco respetado hasta entonces y pone el foco en la importancia y la viabilidad de la recuperación del patrimonio histórico en Cataluña para la implementación de nuevos usos.