Castellar del Vallès

  • Ubicación Castellar del Vallès
  • > Cliente Privado
  • Año 2017
  • Estado Construido
  • Categoría Arquitectura
  • Escala City
  • Equipo OUA Group

«Trabajamos el volumen como si fuera una escultura de Chillida”»

A la hora de proyectar nuevos edificios, es habitual encontrarse limitaciones de normativa marcadas por la morfología del lugar, las cuales condicionan la altura, el volumen, los materiales y los colores. No es el caso de este conjunto residencial de tres bloques con zona comunitaria y piscina en Castellar del Vallès. Aquí, la libertad total y una predilección del cliente por las terrazas llevó al equipo de OUA, liderado por Òscar Company, a crear dos fachadas muy diferentes pero unidas por su materialidad, que dan al proyecto amplitud, luminosidad, identidad y un aire escultural.

¿Cómo toman forma las dos fachadas del edificio?
La fachada exterior, que da a la calle, respeta y conserva la continuidad con el frente urbano. La interior, en cambio, adquiere una forma escalonada con anchas terrazas, estableciendo una relación más amable con el espacio comunitario de la zona de la piscina y aprovechando al máximo la radiación solar y la orientación al sur de las fachadas interiores. Así, todos los vecinos pueden disfrutar del mismo espacio de terraza durante todo el año. No obstante, el conjunto se lee de forma unitaria. Lo hemos tratado como un objeto excavado por el jardín, trabajando el volumen como si fuera una escultura de Chillida.

¿Y qué significa “trabajar el volumen como una escultura de Chillida”?
Como no teníamos condicionantes de altura, volumen y otras normativas marcadas por el entorno, pudimos jugar con la forma. Partimos de un bloque rectangular y fuimos haciendo cortes para conseguir los mejores efectos de luz, como a menudo se hace para esculpir. El juego de llenos y vacíos evoca ciertas piezas de Chillida.

¿A qué responde la elección de materiales y colores?
Se ha apostado por tres materiales muy expresivos: la obra vista, vidrio y aluminio y acero negros. La obra vista acabada en blanco le da al volumen un aire fresco y, a su vez, elegante. La importante presencia del vidrio en ambas fachadas otorga transparencia y permeabilidad a las viviendas. Las vallas microperforadas de acero aportan un punto de sofisticación y conectan el edificio a la base a modo de elegante cinturón. A pesar de la expresividad y la radicalidad en la elección de materiales, en conjunto operan de forma discreta.

¿Qué papel tiene la luz en la definición del proyecto?
La intervención de la luz es un elemento clave, de aquí la singularidad casi escultórica del conjunto. Los grandes ventanales de la fachada a calle y las grandes terrazas de la fachada interior de manzana, con orientación norte-sur, aportan luminosidad al interior de toda la vivienda, favorecen un máximo aprovechamiento del sol y permiten que se pueda establecer una ventilación cruzada natural que mejora el confort térmico de las viviendas.

¿Cómo ha resultado la promoción?
Siendo un proyecto con un presupuesto de ejecución ajustado, los resultados logrados en cuanto a la calidad de las viviendas, la experiencia de los usuarios, la materialidad y la singularidad en la apariencia son muy satisfactorios. Como arquitectos, debemos arriesgarnos a proponer soluciones nuevas para el cliente que puedan aportar valor a las propuestas. La limitación de recursos no tiene por qué traducirse necesariamente en proyectos modestos.