Can Cadena y Can Esteve

  • Ubicación Esplugues de Llobregat
  • > Cliente Privado
  • Año 2019
  • Estado En proceso
  • Categoría Urbanismo
  • Escala City
  • Equipo OUA

“Conservar el patrimonio no es incompatible con el crecimiento organizado de nuestras ciudades”

Otro caso en el cual el equipo de Urbanismo de OUA consigue modificar un Plan General Metropolitano para poder recuperar y rehabilitar el conjunto de las masías de Can Cadena y Ca l’Esteve, en Esplugues de Llobregat. El proyecto da una segunda vida a dos edificios emblemáticos construidos en el siglo XVIII y que habían sido ocupados y maltratados durante muchos años. Nos lo explica Núria Noguer, jefa del Departamento de Urbanismo de OUA.

¿Cuál es el origen de las masías?
Ambas construcciones pertenecen a un conjunto mucho más grande de masías de los alrededores de Esplugues dedicadas al cultivo, las cuales existieron hasta principios de 1992. Con la aplicación del Plan General Metropolitano, en 2006 se derribó parte del conjunto de casas de campo que había para dar paso a nuevas edificaciones y a una plaza central. En 2016 solo quedaron las masías de Ca l’Esteve y Can Cadena, por lo que era muy importante proteger este patrimonio.

¿Cómo se garantiza la protección de este patrimonio?
El proyecto reordena el espacio y define unos usos que permiten consolidar el conjunto y preservar la memoria histórica del lugar. Parte de este trabajo implica indicar qué hay que recuperar, restaurar y preservar de lo que ya había, y también documentarse para poder recuperar al máximo su estado original, sobre todo respecto a Can Cadena.

¿Qué usos se le da a cada conjunto?
Can Cadena, por la volumetría representativa y por su ubicación, se destina a un nuevo equipamiento público con espacio verde, aprovechando que su situación marca el límite entre la zona de polígonos y oficinas en relación con los nuevos núcleos urbanos y el centro histórico de Esplugues. En cuanto a Ca l’Esteve, se ha mantenido su fachada y su uso inicial en forma de viviendas que mantienen la tipología de casas de planta baja y primer piso que ya preexistían en el entorno.

¿Qué equipos han intervenido en el proyecto?
El equipo de Urbanismo ha desarrollado toda la estrategia a escala urbana y en relación con el proyecto para dar lugar a la reparcelación y propuesta de la distribución de los metros cuadrados necesarios para poder proteger ambos conjuntos. No obstante, este trabajo ha sido posible gracias a la intervención del equipo Jurídico, que ha permitido poder hacer las modificaciones y enmiendas pertinentes en el Plan General Metropolitano.

¿Qué valor añadido aporta el proyecto?
Reinterpretar planeamientos obsoletos permite proponer mejoras cualitativas que aporten valor al entorno y, de manera directa, a sus usuarios. En este caso, el valor del proyecto es su capacidad de analizar y entender el planeamiento, lo que permite encontrar nuevas maneras de hacer ciudad de manera más justa, igualitaria y sostenible. La lección más importante del proyecto es que conservar el patrimonio no es incompatible con el crecimiento organizado de nuestras ciudades y municipios.

¿Cuán sostenible es una intervención de este tipo?
El proyecto, ya que preserva y protege el patrimonio existente, podría considerarse una manera racional de preservar los recursos, puesto que no se derriba para volver a construir, sino que se rehabilita para darle al conjunto una nueva vida.