Autòdrom Terramar

  • Ubicación Sant Pere de Ribes
  • > Cliente Privado
  • Año 2019
  • Estado En proceso
  • Categoría Urbanismo
  • Escala County / Territory
  • Equipo OUA

«La nueva ordenación busca reducir el impacto ambiental del proyecto, integrarlo en el paisaje y preservar los valores conectores, biológicos y ambientales de la zona»

El autódromo de Terramar, construido en 1923, se convirtió en el primer circuito automovilístico del Estado español y el cuarto del mundo, a pesar de que solo acogió carreras durante un breve período. Núria Noguer nos explica cómo, a través de dos instrumentos de planeamiento urbanístico, el proyecto permite reconvertir este espacio histórico, hasta ahora en desuso y desconocido para la gran mayoría del territorio, en un nuevo centro de actividad deportiva, cultural y de ocio.

¿En qué consiste el proyecto?
El principal objetivo de la iniciativa es desarrollar las condiciones necesarias para poder implantar un centro de eventos relacionados con el mundo del deporte ecuestre y del motor en el antiguo autódromo de Terramar, así como un programa hotelero y de servicios complementarios vinculados a esta actividad principal, convirtiendo un espacio histórico en desuso y desconocido para la gran mayoría del territorio en un nuevo centro de actividades económicas.

¿Qué grandes zonas propone el programa?
En el espacio central, vinculado al óvalo histórico, se ordena todo el programa de eventos. En este espacio, se podrán alternar, en función de la época del año, actividades ecuestres de competición y otras actividades de ocio y deportivas al aire libre. En concreto, se prevén tres concursos, exhibiciones o competiciones de caballos. También se podrán celebrar festivales, ferias y muestras de vehículos de época o relacionadas con el mundo del motor, excluyendo las carreras de coches. Durante los acontecimientos deportivos ecuestres, se permitirá el acceso gratuito al recinto.

También se define un sistema de espacios libres de ocio y disfrute vinculados al paseo y recorridos cerca del ámbito de actuación coherentes con los valores paisajísticos del entorno. La modificación estructura un recorrido circular alrededor de la actuación que conecta las diferentes zonas verdes propuestas (los parques forestales, el parque de ribera y el nuevo paseo del lado sur), las dota de funcionalidad y, a la vez, estructura el ámbito de actuación con las diferentes realidades de su entorno, ordenando la accesibilidad tanto desde los tejidos consolidados hacia los recorridos en suelo no urbanizable como desde el suelo urbano (ahora aislado) de Rocamar hacia los tejidos de Minivilles y Sitges.

Además, en el recorrido que transcurre alrededor de la Riera de Ribes, se reconoce el entorno fluvial a través del sistema de valles de la riera, que comprende las comunidades y los hábitats de interés ecológico que se deben proteger, así como la zona de sistema hídrico.

¿Cuál ha sido la metodología de desarrollo del proyecto?
La iniciativa se ha consolidado después de un largo proceso iniciado en 2016 y promovido por parte del grupo francoespañol Grandprix. Durante todo el proceso de desarrollo, se ha facilitado y fomentado la participación activa, no solo de los propietarios de suelo, sino de todas las administraciones públicas, los ciudadanos (especialmente de los vecinos de Rocamar y Minivilles), entidades, grupos políticos y agentes sociales. La propuesta aprobada es el resultado de un largo proceso en el cual se han compartido inquietudes, consideraciones y sugerencias derivadas de la participación y de las aportaciones de los diferentes organismos implicados, que, conjuntamente, han permitido una mejor conceptualización del proyecto y una mejor adaptación en el territorio.

¿Cómo encaja la propuesta en el territorio?
La localización en la comarca del Garraf responde básicamente a estos intereses: buen clima, proximidad a un aeropuerto (Barcelona-El Prat), accesibilidad, entorno atractivo, de calidad y con una oferta cultural, gastronómica y paisajística sugerente, así como servicios y alojamientos cualificados.

¿Cómo dialoga la iniciativa con el modelo económico y productivo del municipio?
El proyecto evitará el progresivo deterioro de esta instalación histórica y permitirá la conservación de un elemento capital de la cultura automovilística catalana. En este entorno, la propuesta de localizar un espacio económico y turístico integrado puede añadir valor y rentabilidad a los equipamientos e infraestructuras de primer orden que ya existen en la zona y, al mismo tiempo, a toda la estructura turística de la costa de Barcelona. La propuesta supondrá un nuevo atractivo turístico para el municipio y la comarca, que aportará una inversión inicial de 25 millones de euros y permitirá la creación de hasta 200 nuevos puestos de trabajo.

¿Cómo afecta la iniciativa al modelo de movilidad actual y futura?
La propuesta potencia y estructura la movilidad de los peatones, las bicicletas y el transporte público (presente y futuro), dando un papel protagonista y principal al nuevo acceso sudeste del recinto y con la correcta relación del nuevo espacio con el entorno. El proyecto incluye medidas para fomentar el uso de los modos de transporte sostenibles en detrimento del vehículo privado. En cuanto al transporte público, el análisis concluye que el servicio existente puede absorber la nueva demanda generada, a excepción de eventos extraordinarios, para los cuales se plantea la necesidad de buses lanzadera. En cuanto a la ordenación de la movilidad rodada, la propuesta separa los flujos de distribución con el fin de minimizar el impacto en su entorno.

¿Cuál es el impacto ambiental de la iniciativa?
Se ha realizado un amplio estudio para minimizar el impacto ambiental del proyecto, integrarlo en el paisaje y preservar los valores conectores, biológicos y ambientales que le son propios y singulares a través de una serie de detalles en la nueva ordenación del suelo.